user_mobilelogo

SEÑALES

A veces el tiempo no se mide en tiempo, sino en ocasiones. A veces esperas el momento vaga, indefinidamente, y este llega cuando le parece. Pero se hace notar sin estridencias, de manera elegante; y entonces lo reconoces por algún brillo, algún detalle distintivo. Y si encima apareja virtudes tan evidentes,

con más motivo para no dejarlo pasar de largo. Así fue en esta ocasión, y para subrayarlo, qué mejor que el marcador simbólico de un libro de viajes. No eras exactamente de aquí, pero como si lo fueras, porque con esa simpatía y ese buen hacer el mundo entero te querrá avecindar siempre. Vayas donde vayas, cures donde cures; lucirás.

No podía tener mejor destino el último ejemplar del Cuaderno andaluz original, el editado por el premio Manuel Llano, el presentado de inicio en la Feria del Libro de Santander y luego en la de Madrid, en aquel mágico Retiro, tan inspirativo, de antes de la pandemia. Una señal, la de hoy, reconocible y merecida como pocas; ineludible, por tanto. Y, a la par, la señal para reeditar ese mismo Cuaderno andaluz con Editorial Dalya y terminar de escribir la nueva entrega que preparo. Un aliciente extraordinario para completar mi segundo ciclo literario. Y luego, ya se verá. Con más claridad, a partir de ahora, el Raúl Castañón original. Entre guiño y guiño, agudeza recuperada.

 

Comments powered by CComment